lunes, 22 de enero de 2007

SPINOZA (y II)


Estado y libertad, aporía de nuestro filósofo. En la necesidad, el Estado es el garante de la libertad. Todo individuo se encuentra determinado a existir y obrar de una determinada manera. Hombres enemigos por naturaleza. El hombre no puede renunciar a ciertos derechos sin dejar de ser hombre (¿antisocialismo?).

"El fín del Estado-repito- no es el de transformar a los hombres en animales o autómatas, de seres racionales que eran. Justamente al contrario, consiste en hacer que lleven a cabo sus propias funciones, tanto físicas como mentales en condiciones de seguridad, que utilicen libremente su razón y que dejen por otra parte de enfrentarse unos con otros mediante odios, cólera, engaños, y de comportarse de forma injusta en sus mutuas relaciones. En pocas palabras el fín de la organización política es la libertad".

Aprende, Chaves.