martes, 30 de enero de 2007

SEVILLA Y SUS HERMANDADES




Lolo Silva, Concejal de Deportes del Ayuntamiento de Sevilla, ese prócer que actúa con liberalidad repartiendo dinero a manos llenas de subvenciones, a sus colegas, brigadistas, antiglobalización y demás fauna, pertenece a Izquierda Unida.

IU considera que los Obispos no tienen derecho a opinar del Estatuto de Andalucía. Por lo que se ve, un Obispo no es un ciudadano (todos sabemos que los comunistas son los que conceden graciosamente el derecho de ciudadanía).

IU es un partido proabortista, anticatólico y cuya propuesta antropológica está en las antípodas de la antropología cristiana.

Sin embargo, Lolo Silva pertenece a la Hermandad de los Panaderos. A esta Hermandad lo que hemos expuesto arriba le debe parecer un asunto baladí o bien tiene una lógica donde no existe el principio de no contradicción. Me gustaría saber como se come eso y si las subvenciones que reciben las hermandades en general son tan jugosas como para comulgar con ruedas de molino. Por lo que se desprende, debe ser que sí.

En la muy noble, leal, heroica, invicta, mariana y rancia ciudad de Sevilla, los cofrades en general son muy celosos de guardar las tradiciones ancestrales. Consideran que la Semana Santa de Sevilla es la mejor del mundo. Sin embargo en la sustancia, hay provincias que sin tanto cuento demuestran que tienen más dignidad.

En Cádiz, cuando Antonio Martínez Ares, el progre de carnestolendas, insultó al Papa e hizo una defensa del aborto con su agrupación Los Miserables (1.993), la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno (popularmente conocido como el Grenúo), decidió expulsarlo porque evidentemente, no se puede pertenecer a una hermandad sin estar en comunión con la Iglesia y defender además una moral totalmente anticristiana. Es lógico y sencillo. Y coherente.

¿Y la Hermandad de los Panaderos?. Pues eso.

1 comentario:

Hispalis dijo...

No te falta nada de razón estimado San Isidoro. Este personaje es de los que tergiversa nuestra querida Semana Santa y ni decir que insulta con sus actuaciones a toda la comunidad cristiana. Mañana, precisamente, tengo que entrevistarme con el capataz del paso de los panaderos, y quiero que sepas, amigo San Isidoro, que lo primero que le pienso preguntar es acerca de este personaje que dice ser agnóstico. Ahí Lolo, vaya falta de respeto...