martes, 26 de julio de 2011

Carta de la Federación de Comunidades Judías de España y breve respuesta a la misma

La carta que viene a continuación, ha sido enviada por María Royo, del Centro de Prensa y Comunicación de la Federación de Comunidades Judías de España, al Director de Infocatólica que, amablemente, la ha mandado a mi correo electrónico.

Don Isaac García Expósito,


He leído con estupor su artículo Un Arzobispo con kipá, publicado en Fides et Ratio, de Infocatólica, en el que usted reprocha al Arzobispo Monseñor Asenjo Pelegrina, el haberse ataviado “con la tradicional kipá judía ante el muro de las Lamentaciones”, y concluye aseverando que los cristianos que viven en Jerusalén, “como el Señor, reciben salivazos de los hebreos.”

Tomando la parte por el todo, usted hace referencia a una noticia que fue publicada por el diario israelí Haaretz y pretende convertir un hecho totalmente reprobable y aislado en un comportamiento habitual, fomentando la idea de los judíos agresivos y violentos con la Iglesia Católica. Y no es así.

Le puedo asegurar que los cristianos en Jerusalén viven libremente su cristianismo y conviven con total normalidad y respeto con las otras religiones ahí presentes. De hecho, la misma información que usted utiliza como fuente explica que el culpable, un “estudiante yeshiva, será llevado a juicio”. Lo que demuestra que este tipo de acciones, son perseguidas con determinación por las mismas autoridades israelíes.

Como usted sabe, existen extremistas en todas las religiones. Es labor de todos nosotros combatir las ideas intolerantes que no hacen sino prolongar estereotipos, que a estas alturas de la historia ya deberían haber sido superados.

Notables hombres pertenecientes a la Iglesia Católica se han esforzado en ello, como el Papa Juan Pablo II quien se refirió a los judíos, como "nuestros amados hermanos" y afirmó que "ninguna justificación teológica puede hallarse para los actos de discriminación o persecución contra los judíos". O bien Juan XXIII, bajo cuyo pontificado tuvo lugar Concilio Vaticano II, en el que vio la luz la encíclica Nostra Aetate, que enfatizaba en las raíces Judeo Cristianas y que reparaba siglos de hostilidad entre ambas creencias. Ésta afirma claramente que “los Judíos no deben ser presentados como excluidos o acusados por Dios, como si ello saliera de las sagradas escrituras.”

La utilización descontextualizada que usted hace de la información de Haaretz, sumada a la referencia de Jesucristo como víctima de los judíos, lamentablemente no ayuda a la labor iniciada por esas grandes figuras de la humanidad.

Atentamente,

Isaac Querub Caro
Presidente
Federación de Comunidades Judías de España

Respuesta breve:

1º.- Agradezco la atención que el señor Presidente de la FCJE presta a este blog.

2º.- Me alegro que al señor D. Isaac Querub Caro también le cause estupor que un Arzobispo católico se atavíe con la kipá judía.

3º.-La noticia está sacada de la revista digital El Manifiesto. El contenido de la misma es el siguiente:


No es oro todo lo que reluce

Los cristianos de Jerusalén piden a los judíos que dejen de escupirles

El asunto lo ha destapado el diario israelí Haaretz, que en estas cosas nunca se muerde la lengua: va creciendo en Israel el número de cristianos, en particular armenios, que denuncian haber sufrido salivazos blasfemos por parte de judíos. No se trata de judíos cualesquiera, sino más específicamente de los “yeshiva”, que son los estudiantes ultraortodoxos del Talmud. Hace pocos días el agredido a escupitajos fue el arzobispo armenio, durante la procesión en el Santo Sepulcro. El arzobispo, quizás inspirado por la figura de San Pedro, optó por abofetear al yeshiva, que acabó en comisaría.

Elmanifiesto.com

Hace algunas semanas, una autoridad del Iglesia Ortodoxa Griega en Israel tenía una reunión en una oficina gubernamental en el barrio de Givat Shaul en Jerusalén. Cuando volvía a su coche, un viejo con kipá que pasaba por allí tocó la ventanilla del coche. Cuando el clérigo bajo la ventanilla para ver que quería ese hombre, este le escupió en la cara.

El clérigo prefirió no presentar quejas a la policía y le dijo a un conocido que estaba acostumbrado a que los judíos le escupiesen. Muchos religiosos cristianos de la Ciudad Santa han sufrido abusos de este estilo. La mayoría de las veces los ignoran, pero algunas veces no pueden hacerlo sin más.

Hace dos semanas, el domingo, se organizó una gresca cuando un estudiante yeshiva (judíos ortodoxos estudiantes del Talmud) escupió a la cruz que portaba el arzobispo armenio durante la procesión cerca del Santo Sepulcro. La cruz del siglo XVII que portaba el arzobispo se rompió durante la pelea y el arzobispo abofeteó al estudiante yeshiva.
Ambos fueron interrogados por la policía, y el estudiante yeshiva será llevado a juicio. El Juzgado del Distrito de Jerusalén, mientras tanto, ha prohibido al estudiante el acercamiento a la Ciudad Santa durante 75 días.

Viene sucediendo desde hace años

Pero los armenios no están en absoluto satisfechos por la acción policial y dicen que esto viene sucediendo desde hace años. El arzobispo Nourhan Manougian dice que esta esperando que el ministro de Educación se pronuncie al respecto.

“El gobierno israelí se indigna cada vez que hay un ataque contra los judíos en cualquier lugar del mundo, así que, ¿por qué no toman medidas severas cuando nuestra religión y orgullo son ofendidos?”, pregunta el arzobispo.

De acuerdo con Daniel Rossing, el exconsejero en asuntos cristianos del Ministerio de Asuntos Religiosos y director de un centro en Jerusalén para el diálogo judeo-cristiano, recientemente ha habido un incremento en el número de incidentes de este tipo, “otro resultado de la atmósfera de intolerancia del país”, según Rossing.

“Hay ciertas constantes en cuanto a tiempo y localización de de los incidentes” dice Rossing. Apunta que hay más incidentes en áreas donde los judíos y los cristianos se mezclan, como en los barrios judío y armenio de La Ciudad Santa y La Puerta de Jaffa.
Los cristianos se encierran en sus casas durante Purim

La fiesta de Purim es una festividad judía que es celebrada anualmente el 14 del mes judío de Adar (o 15 de Adar en las ciudades amuralladas) en conmemoración del milagro relatado en el Libro de Ester en el que los judíos se salvaron de ser aniquilados bajo el mandato del rey persa Asuero, identificado por algunos historiadores como Jerjes I, alrededor del 450 a.C. En el calendario gregoriano coincidiría con el mes de Febrero o el de Marzo.
Esta es una de las constantes de tiempo en las agresiones de las que Rossing hablaba. “Conozco cristianos que se encierran en sus casas durante todo el periodo vacacional de la fiesta de Purim”, dijo Rossing.

El exconsejero para asuntos cristianos de la alcaldía de la ciudad, Shmuel Evytar, describe la situación como “una enorme desgracia”. Añade que la mayoría de los instigadores son estudiantes yeshiva que ven la religión cristiana con desprecio.

“Estoy seguro de que el fenómeno terminaría tan pronto como los rabinos y los educadores de renombre lo denunciasen. En la práctica, los rabinos de los yeshivas ignoran o incluso instigan este tipo de comportamientos”, dijo.

Evyatar dice que a él mismo le escupieron mientras paseaba con un obispo serbio en el barrio judío, cerca de su casa. “Un grupo de estudiantes yeshiva nos escupió mientras sus maestros miraban impasibles”.

Los oficiales del municipio de Jerusalén dijeron que estaban al tanto del problema pero que era asunto de la policía. Samuel Ben-Ruby, el portavoz de la policía, dijo que tenían solamente dos quejas por parte de cristianos en los últimos dos años. Dijo que en ambos casos, los culpables fueron apresados y sancionados.

Dijo también que la policía tiene desplegado un extraordinario número de patrullas y medios tecnológicos especiales en Jerusalén y sus alrededores para intentar mantener el orden. De esto último podemos sacar la conclusión de que nada sucede sin que ellos estén al tanto.

4º.- Yo no tomo la parte por el todo, sino que usted toma el rábano por las hojas. Yo hago hago referencia a la impresión que causaría en aquellos que han sufrido agresión por parte de los hebreos y han visto a un Arzobispo católico cubierto con la kipá. Cualquier persona cabal, y que además lea la noticia de El Manifiesto de la cual puse el enlace, sabe que, en general, los judíos de Jerusalen no se dedican a molestar a los cristianos, ya que si realmente fuese así, si fuese una actitud general del pueblo judío, entonces sería imposible tanto las peregrinaciones de cristianos, como la presencia de iglesias cristianas en Israel. Creo que usted saca las cosas de quicio. De todas formas, para mayor precisión y lejos de mí el ser origen de cualquier conflicto violento, corrijo esa frase.

5º.- Usted hace uso de un lugar común - la presentación de Israel como excluido y tal -, que no tiene nada que ver con el artículo. Ciertamente el pueblo judío sufrió mucho durante el siglo pasado, eso es innegable, pero eso no se puede convertir en un argumento que sirva para todo. En el artículo ni se condena ni se excluye al pueblo judío de nada. Esa queja en este foro no tiene cabida. De todas formas, en mi humilde opinión, no hubiera estado de más que usted hubiese dedicado algo de su tiempo en contra argumentar lo que aparece al final del artículo de El Manifiesto.

6º.- Me alegro enormemente que los cristianos en Israel puedan practicar su culto con total tranquilidad, como los judíos lo pueden hacer en España.

7º.- En cuanto al tema de Jesucristo, no hay descontextualización alguna. Eso es lo que dice el Nuevo Testamento.

8º.- Finalmente me causa enorme regocijo que usted preste tanta atención a los textos conciliares. Le recomiendo que haga lo mismo con el Nuevo Testamento y que esta lectura le lleve a su conversión, junto a la del pueblo judío, a Cristo el Señor, tal como pedimos especialmente todos los católicos en la liturgia del Viernes Santo.

Agradeciendo de nuevo su atención a este humilde blog, aprovecho la ocasión para saludarle atentamente:

IGE