lunes, 30 de mayo de 2011

Ley Pajín: la ocasión la pintan calva

La Ministra de Sanidad, Política Social e «Igualdá», Leyre Pajín, amenaza con quitar las ayudas a los colegios que mantengan un sistema educativo diferenciado, esto es, lo que antaño llamábamos colegios de niños y colegios de niñas, con lo que se acabará con siglos y siglos de discriminación, ¡ole!

Es por todos conocidos la cantidad de españoles - y españolas – que padecen graves problemas psiquiátricos debido a esta diferenciación hombre – mujer en la educación de ahí que la Ministra haya decidido, de una vez y por todas, quitar la subvención a estos colegios cavernícolas y carcas que mantienen y promueven entre los niños – y niñas – formas discriminatorias.

Da la casualidad que son los colegios católicos los que siguen enseñando de acorde a estos principios, como son los casos de los colegios que tienen las Hermanas de la Cruz en Andalucía, o el del Opus Dei, Altair, colegios a los que la Ministra pretende retirarle la subvención.

Personalmente, pienso que estos amagues del Gobierno socialista, son una muestra de la debilidad y la falta de unidad que hay en nuestra Iglesia. ¿Por qué, se preguntarán ustedes? Muy fácil, porque en esta batalla son los socialistas los que tienen las de perder, entre otras cosas, porque sus hijos van a colegios concertados o privados, católicos. Si los «socialistos» tuviesen la certeza de que al día siguiente de promulgar esta ley, sus hijos tuviesen que buscarse «las papas» en colegios públicos, no harían estas proposiciones ridículas porque peligraría la vida del artista. Ellos son socialistas, pero no tontos.

Por desgracia, eso no ocurrirá, así que nos quedan unos meses de debates absurdos, realizados por políticos inanes, y que reverberará en una nueva intromisión del Estado en una cuestión que no es de su competencia.