lunes, 26 de febrero de 2007

MONS. CAÑIZARES ADVIERTE DE LA SECULARIZACIÓN DE LA SEMANA SANTA (I)


En la publicación "Padre Nuestro" el Cardenal Arzobispo de Toledo, Monseñor Cañizares, ha realizado una reflexión muy interesante sobre las Hermandades y la Semana Santa. Hace Monseñor unas declaraciones muy duras a la vez que verdaderas: "En la Semana Santa, en general, se ha desdibujado, se ha secularizado. Se ha convertido, con frecuencia, en una Semana de vacaciones cortas o en días apropiados para hacer turismo o para el descanso. Se ha descristianizado y hasta paganizado". Duras palabras, pero ciertas.

Pero no sólo esto, sino que "en el mejor de los casos, ahora muchos de esos días no pasan de ser unas jornadas en las que junto, al turismo, asisten a unos oficios religiosos o contemplan, más o menos como espectadores unos desfiles procesionales. A veces, reconozcámoslo, tenemos la culpa nosotros, por el ejemplo en el caso de la Semana Santa porque a veces se puede pensar que es más importante que unas determinadas procesiones sean declaradas de interés turístico nacional o regional que lo que es la Pasión, Muerte, Resurrección de Jesucristo, y acompañar al Señor a su Santísima Madre en estos pasos o estaciones'".

Don Antonio nos advierte que "corremos hacia una secularización generalizada".

Lo mejor viene más adelante cuando escribe que " las mismas procesiones que tanto auge están tomando en todas las partes no siempre son signo de una religiosidad y de una fe, sino expresiones culturales que por ser vaciadas de su contenido y despojadas de la fe que debería animarlas, se quedan en los estético, o de identifican los sentimientos sociales de unos grupos más o menos entusiastas".

"No seré yo quien ponga trabas a estas manifestaciones pero cuidado, no las magnifiquemos, no reduzcamos la Semana Santa a ellas y menos aún, las superficialicemos o pongamos al servicio de sentimientos no genuinamente evangélicos o cristianos".

Nos recuerda el Cardenal Primado que " es necesario recuperar toda la verdad de la Semana Santa". La Semana Santa "presenta el núcleo del Evangelio y se hace permanente actualidad en la Eucaristía, memoria viviente de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo....En el centro del misterio de Cristo está su muerte y resurrección: Aquí viene el Reino de Dios, aquí nos alcanza la salvación de Dios a todos los hombres, aquí nos penetra e invade el amor infinito y la misericordia entrañable del Padre, que tanto nos ha amado que nos ha entregado a su propio Hijo Unigénito".

"Esto es lo verdaderamente importante de la Semana Santa, cuyas celebraciones litúrgicas y manifestaciones de la religiosidad nos introducen en este misterio de Cristo, Redentor único de todos los hombres, para todo el año y para todos nuestros días....Son los acontecimientos centrales de nuestra fe y de la historia de la humanidad". Aún más: "Eso es la Semana Santa: Semana de la Pasión de Cristo, Semana de la Pasión de Dios".

1 comentario:

Luis Fernando dijo...

Monseñor, tiene usted razón pero cabe preguntarse si lo que ocurre es que estamos recogiendo la mala siembra de décadas atrás.