miércoles, 27 de diciembre de 2006

LAS COSAS DEL PP




En la página 26 de la edición de Andalucía del diario El Mundo de ayer, nos desayunábamos con esta noticia: Oña dice que hay diputados del PP "resignados a estar en la oposición".

Ya en su interior podíamos leer que Doña Esperanza (Oña no Aguirre, que más quisiéramos) comentaba que "en la oposición es mucho más difícil tener a la gente estimulada e involucrada que si estuvieras en el Gobierno, donde, evidentemente, el estímulo es diario". También nos informaba que ya se lo había chivado a D. Javier Arenas. Ya puestos, se lo podría haber dicho también a sus electores, más que nada por vergüenza y para saber a quién no hay que votar.

Y es que éste es el PP que tenemos en Andalucía, un partido blandito y tierno, un partido que si ve un principio sale corriendo como si hubiera visto al mismo demonio. Los señoritos no se encuentran motivados para luchar en las elecciones aunque sí para cobrar y desgastar la poltrona con sus posaderas. Supongo que un trabajador tampoco se encontrará motivado para levantarse temprano, pero claro, si no lo hace no come. La tienen de piedra. Nuestro sistema oligárquico ha llegado a estos extremos: los políticos se cachondean directamente en la cara de los electores porque les han sustraido la soberanía.

Desde luego es de esperar que el Sr. Arenas de alguna solución a esto pero me da en la nariz que lo dejará para otro siglo.

Y mientras Chaves gobernará hasta que las ranas crien pelos. O sea.