domingo, 26 de junio de 2011

La enseñanza de la religión católica en las escuelas

Jesús enseñó el mensaje de amor de su Padre Dios. Muchas personas acudían a escuchar sus palabras.

Después de la resurrección de Jesús, sus discípulos escribieron cuatro libros contando su vida y sus enseñanzas.

Estos cuatro libros son los Evangelios y forman parte del Nuevo Testamento.

(...)


La noche en que nació Jesús, unos pastores estaban cerca de Belén cuidando sus rebaños. De repente, un ángel se les apareció y les comunicó un gran mensaje:

- ¡Ha nacido Jesús, el Salvador! Lo encontraréis acostado en un pesebre, envuelto en pañales.

Los pastores fueron a visitar al Niño Jesús y, llenos de alegría le ofrecieron regalos y su cariño. Después, se volvieron dando gracias a Dios por haber conocido al Niño Jesús.

(...)

En la Eucaristía, los cristianos…Se ponen de rodillas para expresar sencillez y respeto ante la presencia de Jesús resucitado.

(...)

Jesús celebró la Última Cena con sus discípulos. Después, fue a rezar al Huerto de los Olivos. Allí, lo apresaron los soldados.

Jesús fue condenado a morir en una cruz. Al tercer día después de su muerte, su Padre Dios lo resucitó.

(...)

Cada año, en Jerusalén se celebraba la fiesta de Pascua judía: el paso de la esclavitud en Egipto a la liberación. Cuando Jesús cumplió 12 años, fue con María y José a celebrarla.

Durante la fiesta, Jesús se llenó de alegría viendo como muchas personas cantaban y bailaban. También fue al templo. Allí rezó y habló a los sacerdotes de su Padre Dios.

Estos textos, que he extraído del libro de Religión Católica de segundo curso de primaria – libro que posee su correspondiente licencia eclesiástica -, son un ejemplo de lo que se enseña a los niños en las escuelas.

Me llama poderosamente la atención la utilización del nombre del Señor: Jesús por aquí, Jesús por allá y Jesús por acullá, muy alejado de la reverencia que muestran los textos bíblicos hacia el Señor.

Por eso, mientras leía el libro, me acordé del texto de Filipenses:

Por eso Dios le sobreensalzó y le dio el nombre que es sobre todo nombre, para que toda rodilla en el cielo, en la tierra y debajo de la tierra se doble en el nombre de Jesús , y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre (Fil 2, 9 - 11).

Si comparamos los textos que se usan para enseñar Religión Católica en las escuelas y lo comparamos, con los antiguos catecismos, es lógico que nos preguntemos si la enseñanza de la religión y la catequesis ha colapsado. A mi modesto modo de ver, sí. Hay un abuso del método antropológico así como las técnicas de la psicología evolutiva – tipo Piaget y cía -, en la enseñanza de la religión en la escuela.

Jesús no es un amigo como el resto de los amigos que pueda tener un niño: Él es Dios. Un niño es capaz de comprender esto perfectamente. Ahora es cuestión que también lo comprendan los obispos.