lunes, 20 de diciembre de 2010

Concierto sí: Liturgia según la Forma Extraordinaria, no



En fechas recientes, se celebró un concierto en la Catedral de Sevilla a favor de Cáritas Diocesana. El artista, Manuel Lombo, cantó junto a una de las concursantes del programa «Se llama copla», que emite Canal Sur TV, programa rancio, propio de otros tiempos, que tan bien sabe explotar el PSOE andaluz.

Manuel Lombo cantó precisamente en el Altar Mayor de la Catedral.

Sobre este tipo de actos benéficos, ni de los artistas que prestaron su colaboración no tengo nada que decir. Todo el mundo es consciente de la situación que está atravesando la nación y la labor fundamental que desarrolla Cáritas en la ayuda a los necesitados.

Lo que no entiendo, ni entenderé, es el porqué se orilla la Liturgia Tradicional y no se ha celebrado todavía en Sevilla una Misa con el Misal de Juan XXIII no ya en el Altar Mayor, sino en una de las muchas capillas que componen la Catedral de Santa María de la Sede.

La displicencia con la que los Obispos españoles están tratando el tema de la Liturgia es, por momentos, irritantes. Por un lado quieren acabar con los abusos, por otro no aplican el lenitivo adecuado para acabar con estos, como podría ser la Forma Extraordinaria. Han separado el Dogma de la Liturgia y no comprenden que las dos cosas van juntas: se reza como se cree y se cree como se reza.

En España el tema de la Misa se ha convertido en un tabú. Se prefiere un concierto en el Altar Mayor de una Catedral, a la Misa según la Forma Extraordinaria. En Sevilla, la misma que celebraron el padre Torres Padilla, el padre Tarín, el Beato Marcelo Spínola y a la que asistía Santa Ángela de la Cruz.

¡Qué el Señor tenga piedad de nosotros!