viernes, 24 de agosto de 2012

Primavera eclesial



La bitácora Secretum meum mihi, nos trae un par de sustanciosas noticias que podríamos enmarcar en eso que se mal llamó en su momento «primavera eclesial», que realmente no es más que un crudo invierno.

La primera recoge la noticia aparecida en el The Chicago Tribune, que se refiere a una feligresa de la Archidiócesis de Chicago que se está preparando para diaconisa. Otra cosa es que se ordene, naturalmente. Por si acaso, el Cardenal de Chicago, Francis George, elevará la cuestión en su próxima visita a Roma. Según el cardenal el diaconado es una cuestión más abierta, aunque ahora mismo no sea posible. Según dice el periódico, la ordenación de diaconisas sería una cuestión abierta, al contrario de la ordenación sacerdotal, pero claro, en ese caso hipotético se estaría abriendo el sacramento del orden a las mujeres, con lo que no se ha conseguido directamente, la ordenación sacerdotal, se podría obtener con el tiempo al colarse por la parte de atrás, es decir, por el diaconado.

Por otra parte, se desprende de la noticia que el Cardenal está enterado de todo. De todas formas, podemos estar tranquilos de que no será excomulgado inmediata y rápidamente como aquel arzobispo que se le ocurrió ordenar a cuatro obispos tras años de pedirlo a Roma.

La segunda necrológica nos anuncia que los obispos irlandeses van a crear una paraliturgia dominical por el escaso número de sacerdotes. También podrían hacer rogativas, ayunos y penitencias, pero estamos en el año de la Fe y la JMJ primaveral va camino de Rio de Janeiro.

Para conseguir este fin se preparará a los laicos para que dirijan estos «servicios» con lecturas bíblicas. ¿Se reunirán en las casas como los protestantes? ¡Quiá!

- Oiga, y en vez de hacer estas cosas, ¿nadie ha pensado en volver a la Misa Tradicional?

- Hombre, por favor. Yo en este asunto, como el padre Jorge González Guadalix, de profesión cura: «me atengo a las normas de la Iglesia especialmente la carta apostólica «MOTU PROPRIO DATAE, SUMMORUM PONTIFICUM», que en ningún caso exigen misas en latín en todas las parroquias».

- Ya, pero tampoco la norma le impide celebrar la Misa Usus Antiquior.

- Lo que pasa es que yo me atengo, ¿está claro?

- Como el agua.

Pues eso.

Contra la alergia primaveral, antiestamínicos.

3 comentarios:

Miles Dei dijo...

Como dice ese sacerdote citando al arzobispo de Madrid: la salud de las almas está por encima del derecho.

Salvo cuando esta lex suprema de la Iglesia es invocada para afirmar algo tradicional. Entonces es cisma, desobediencia e infidelidad, mezclado con mucha soberbia.

Ese cardenal que ordene si quiere a su santa madre. Que lo haga el Papa con bula si le da la gana. La ordenación será inválida. NULA. Claro que para decir esto hace falta un par de testículos bien puestos, cosas que no tienen casi ninguno de los sacerdotes que tanto cacarean en blogs y demás. Es normal que cada vez se vea menos diferencia entre ese tipo medio de sacerdote castrati y las mujeres para poder acceder al sacerdocio.

Santi dijo...

Por eso lo de la firma del preámbulo doctrinal para el reconocimiento canónico de la FSSPX me suena a chiste de Gila, con el representante del Papa a un lado llamando por teléfono.

Y cuando desde páginas de información religiosa hablan de cismáticos y herejes, cierran el chiringuito a comentarios, y hablan del friseismo lefebvista y de ser sepulcros blanqueados sólo queda pensar ¿dónde esta el cisma? Porque no son uno ni dos... son legión los "sucesores de los apóstoles" que viven y predican cismáticamente y, como diría Antobio Burgos, en la Iglesia (como en Sevilla) no passsa nada.

La barca de Pedro hace aguas y los marinos que ayudan al capitán en ver de acchicar agua con un sacacorchos hacen agujeros.

¿Reforma de la reforma? ¿Hermenéutica de la continuidad?
A otro tonto con ese cuento...

Pussy Riot dijo...

Al fin!! en cuanto salgamos nos hacemos diaco@as!!