martes, 30 de agosto de 2011

Abaratamiento del despido

El des-gobierno de Ex – paña, acuciado por la situación económica, con el objeto de disminuir el paro, no ha tenido otra ocurrencia que prolongar el contrato de formación hasta los 30 años y, además, permitir la contratación temporal reiteradamente, sin tener la necesidad de que el empresario convierta estos contratos en indefinidos.

En España, un contrato indefinido es algo así como un matrimonio civil, o más bien un matrimonio civil es como un contrato indefinido. Ocurre por otra parte, un equívoco muy simpático – maldita la gracia -, con este tipo de contrato y es que, terminológicamente, el ciudadano corriente y moliente cuando lo hacen indefinido, piensa que lo han hecho «fijo». Lo que ocurre es que «fijo», «fijo», ya no hay nadie, excepto los funcionarios.

Como hemos dicho, el PSOE con esta reforma quiere fomentar la contratación, aunque más bien lo que va a extender es la locura.

Ya se sabe, lo importante es el trabajo, como si esto significase algo. Es como lo que dice el típico aficionado en el estadio, cuando un jugador manda el balón a la grada: «¡Hay que tirar!». Claro que hay que tirar, pero entre los tres palo. Algo similar pasa con la situación laboral: hay que fomentar el trabajo, claro, pero ¿qué tipo de trabajo?

Vengo escuchando estos días, que el problema de la economía española es el coste del despido. Por lo visto los empresarios no contratan porque cuesta mucho despedir. Aplicando el silogismo, si el Gobierno bajara la indemnización por despido, los empresarios contratarían más. Esto, si no fuera mentira, sería cierto.

El empresario, o mejor, el emprendedor, como dicen los postmodernos, no es un semidiós pagano, cruce de dios y humano. Su naturaleza está manchada por el pecado original y como cualquier hijo de vecino, puede ser virtuoso o vicioso. Si en algo destaca la sociedad postmoderna es que sus miembros cultivan todos los vicios capitales.

En España los salarios que se pagan son bajísimos, incluida la soldada de los titulados universitarios. No hay más que ver la masa de mil euristas que hay en nuestro país. Un mil eurista, en el caso que tenga un contrato indefinido, genera una indemnización de mil eurista, esto es, una mierda. Además, cuando el empresario después de años de beneficios, le viene un año mal dado, recurre al ERE, con lo que el despido se abarata a lo mínimo que se despacha. En este sentido es de chiste que empresas, tras años de airear sus beneficios, ante una disminución de sus ganancias no duden en largar a la calle a personas, sin ningún tipo de problemas. Si no fuera por lo trágico, sería de película del Gordo y  el Flaco. Lamentable.

Yo he encontrado una solución técnica al tema de la contratación. Como el problema es que hay que trabajar como sea y en lo que sea, he sacado una solución que he extraído de la Historia, materia que me interesa mucho. La solución técnica sería en la creación de un nuevo contrato: el de esclavo. Sería la solución ideal ya que esto permitiría producir los productos a un coste bajísimo. Prácticamente nos ahorraríamos casi todos los costes laborales. Y digo casi, porque habría que pagar al menos a varios capataces, algún supervisor, etc. Sería la solución ideal para acabar con el paro.

Ironías aparte, la realidad es que la situación a la que nos ha llevado el desgobierno de Ex-paña haga preferir un mal trabajo al paro. Sin embargo no es eso. Las sociedades liberales están enfermas. La solución técnica es un paliativo, la curación vendrá del rearme moral.

7 comentarios:

Pioquinto dijo...

Las masa vociferaban que querían socialismo o muerte. Ten cuidado con lo que deseas, porque lo conseguirás.
En menos de una generación. han desbaratado al país en todos los órdenes. Lamentable. LA Unidad Europea ha resultado un fiasco.

Genjo dijo...

La cosa no es tan simple como la pintas, Isaac. Cuantas más condiciones (impuestas desde fuera)pongas al contrato, menos contrataciones habrá.

Antonius dijo...

Lo de la esclavitud no hay que tomarlo como ironía o exageración, por ahí van los tiros, nos quieren esclavizados, de forma encubierta, pero esclavizados.

Lo cual es natural pues sabemos que las ideologías, creaciones del Maligno, aparte de ser enemigas de Cristo y la Iglesia, solo buscan el sufrimiento de los hombres.

El liberalismo-capitalismo pretende la esclavitud de las masas bajo el poder de unas élites. Tan solo cambiando la praxis, los procedimientos, lo mismo exactamente sucede con el socialismo-comunismo, ya que el socialismo no es mas que capitalismo de estado. Es que en ello estamos, ¿o no nos damos cuenta?

No, claro que no, la masa está demasiado idiotizada y agitada como para darse cuenta de estas cosas. Cuando se acabe el pan y el circo la masa reaccionará, pero no será ni para darse cuenta de lo que ha pasado ni para encauzar la energía hacia la consecución de soluciones correctas. Es una masa completamente paganizada, ¿que se podrá esperar?

Por tanto, ¿un rearme moral en estas circunstancias? Como suele decir D. Isaac: ¡Oremus! Porque cada vez estoy mas convencido de que esto SOLO lo puede arreglar la intervención divina. Y si, es obvio que se necesita el rearme moral, pero antes se necesita la conversión de la propia Iglesia y que su jerarquía deje de adorar la democracia, las ideologías, la "humanidad" y deje de caer en todas las zancadillas que el Maligno echa.

Grandes transformaciones son necesarias, y para ello grandes conversiones deben ser experimentadas, grandísimas conversiones para aceptar a Cristo como Señor y Rey con el corazón humilde, y una vez aceptado a Cristo como Rey y Señor luchar con el corazón valiente bajo Su bandera y por Su causa (Su Palabra) hasta las últimas consecuencias. Insisto: luchar por Su causa hasta las últimas consecuencias. ¿Estamos dispuestos a aceptar el reto? Porque estos son los tiempos de gloria que nos ha tocado vivir, la gran oportunidad de merecer que Dios nos ha dado. ¿Daremos el paso al frente o negaremos a Cristo? Porque el que quiera salvar su vida, ¡la perderá!

Nos toca decir NO al mundo, decirles a nuestros obispos que se equivocan cuando van de la mano del mundo, decirlo NO a la democracia, decirle NO a las ideologías, decirle NO al dinero, decirle NO a la tentación de evitarnos problemas y sufrimientos propios poniéndonos de perfil, etc.. No se si me doy a entender...

Por último, creo que en lugar de "des-gobierno de Expaña" hubiera sido mas preciso decir "todos los des-gobiernos de eXpaña". No han sido solo unos, han sido TODOS, los gobiernos, y los partidos, y los políticos en general.

Miles Dei dijo...

El problema es de nuevo moral. Una masa de trabajadores bien formados que se saben parte del destino de la empresa trabajarán con mayor producción y eficiencia que el que está en el alambre y sólo lo une un sueldo mercenario y mísero mientras encuentra algo mejor.

Aparte el paradójico destino de la formación profesional de los obreros. Estamos en el pais con mayor cantidad de contratos de aprendizaje (de hecho hasta aprendices de 30 años puede haber ya) y el que más necesita mano de obra cualificada porque hay mucho titulado universitario pero poco obrero profesional en los talleres.

Eso es el paraiso consumista del bienestar. La destrucción de la amplia clase media de trabajadores de todas las condiciones que es la que evitaba todo conflicto social.

Pablo Pomar dijo...

Caramba Isaac, no sabía que fueses comunista...

Isaac García Expósito dijo...

Pablo, ni yo. ¿Por qué lo dices?

Miles Dei dijo...

¡Ay! Que mal llevado está entre católicos el tema de la justicia social y sus implicaciones morales.