jueves, 8 de octubre de 2009

El humo de Satanás

Fue Pablo VI el que dijo que "el humo de Satanás ha entrado por alguna fisura en el templo de Dios".

Y es verdad, porque estamos asistiendo a una centrifugación de la doctrina perpetrada a través, entre otras cosas, de la Sagrada Liturgia y de la dislocación de la vida consagrada. Atacan la oración y los sacramentos.

Algunos ejemplo:

En Brasil, Misa Axé. El término Axé proviene de la religión Yoruba. Es un saludo de bienvenida usado en las religiones paganas africano-brasileñas.

[video:youtube:BCGAtnJ65UM]

En Carmona, monjas clarisas bailando.

¿Y la oración? ¿Y el Oficio Divino?


[video:youtube:gubKWTRNFqs]


El rector mayor de los salesianos. ¿Quiero ser santo? ¿Al estilo de San Juan Bosco?

[video:youtube:dl6A6Jg_Pjg]


Las clarisas de Lerma. Ranciedumbre al más puro estilo Sor Citroen. Si quieren bailar sevillanas que se vistan de flamencas y que vayan a la Feria, pero que no profesen. O son del mundo o son de Cristo. No se puede servir a dos señores.

[video:youtube:b5S4xpax_CE]


Dominicas. ¿Conocerán a Santa Catalina de Siena?:


[video:youtube:IQVM6RGQ2gI]


¡Y estas agustinas recoletas! ¡Protentantismo en la Iglesia Católica!

[video:youtube:f-JS8xOIjMo]

Escribía San Francisco de Sales en su Filotea, que

Es un error, y aun una herejía, querer desterrar la vida devota de las compañías de los soldados, del taller de los obreros, de la corte de los príncipes y del hogar de los casados. Es cierto, Filotea, que la devoción puramente contemplativa, monástica y propia de los religiosos, no puede ser ejercitada en aquellas vocaciones; pero también lo es que, además de estas tres clases de devoción, existen muchas otras, muy a propósito para perfeccionar a los que viven en el siglo.

Hoy, sin embargo, son los religiosos los que quieren vivir en el siglo.

Asistimos a un intento de demolición de la Iglesia Católica. Desde fuera y desde dentro.

¿Qué hacen los superiores y los Obispos?

Sin embargo, sus intentos serán vanos, porque sabemos por fe que la Iglesia es indefectible: « portæ inferi non prævalebunt adversus eam» (Mt 16,18)

¡Señor ven pronto!

Fuentes: Rorate Caeli; Sector Católico