miércoles, 1 de febrero de 2012

Fallo lógico




El obispo de Oakland, Salvatore Cordileone, ha publicado un documento donde explica a sus fieles cuál es la postura adecuada para recibir la comunión. Por lo visto, según el epíscopo, el Santísimo Sacramento hay que recibirlo de pié ya que:

1º.- Así lo dicen las normas litúrgicas.

2º.- Los fieles pueden tropezar unos con otros.

3º.- El respeto más grande que se puede mostrar al Sacramento es recibirlo dignamente.

De los tres argumentos, el tercero es algo extraño, en tanto en cuando no se opone a la forma de recibir la Comunión, sino que es una condición previa, es decir, para comulgar hay que estar en gracia y guardar, además, el ayuno eucarístico.  ¿Y del segundo, qué decir? Mejor ni comentarlo.

Ahora bien, el mejor de los tres es el primero. Es incierto que haya una norma litúrgica que impida comulgar de rodillas o no lo recomiende, además, en caso de que la hubiera, como piensa este obispo, iría en contra de una práctica recomendada por la Iglesia durante siglos, además de ser la forma común de comulgar en las Misas celebradas por el Papa. ¿Qué fuerza tendría pues dicha norma?

No estaría de más que este obispo recibiera una Instrucción para su Instrucción. Y un buen manual de Lógica.

Fuente de la noticia: Secretum meum mihi.

5 comentarios:

Miles Dei dijo...

Creo que hay una clara respuesta de la Santa Sede advirtiendo que no se puede coaccionar para comulgar de pie de ningún modo al fiel que quiere hacerlo de rodillas. Ni siquiera bajo la obediencia a una norma litúrgica dictada en su territorio y mucho menos en un conocido argumento que circula mucho (por ejemplo en ETWN) que dice que así eres más fiel y obediente a tus pastores cuando así lo piden. De esto último hay una consulta expresa resuelta por la Santa Sede a favor de la comuniónde rodillas.

Así que este obispo es ni más ni menos que alguien que no se entera o que enterándose no hace caso.

Coronel Kurtz dijo...

Hay una consulta expresa de un fiel argentino (de Bs. As.) a la Congregación de Ritos de hace ya 15 años, donde se dice expresamente que comulgar de rodillas es un derecho. El caso es porque en la Ciudad de Buenos Aires está prohibido por el obispo.

El problema es que todos hablan de esa prohibición (incluso se cita en las clases de Liturgia del seminario arquidiocesano), pero nadie ha encontrado el texto supuestamente publicado en el Boletín Eclesiástico. Tanto es así que parece una leyenda urbana. Pero a la que la gran mayoría de los sacerdotes porteños hace mucho caso, incluso escandalizando.

El caso es que, a pesar de que esa respuesta de la Congregación de Ritos circuló mucho en su tiempo (yo tuve la fotocopia), se decía "oficialmente" que sólo era aplicable al fiel que había hecho la consulta... negando la propia letra de la respuesta que hablaba de un derecho de los fieles.

En fin. No sólo no se permite la comunión de rodillas, sino que actualmente si uno comulga de pie y en la boca, lo miran con mala cara. Y me ha tocado escuchar a sacerdotes decir que cuando uno comulga en la boca es un temerario que no guarda el debido respeto a la Eucaristía puesto que así es más fácil que se caiga al piso, mientras que cuando uno comulga en la mano ese riesgo es casi nulo.

Antonius dijo...

No se puede coaccionar pero se hace. ¿Quién hace caso al Vaticano hoy día? ¿Y es que el Vaticano hace algo por imponer la disciplina? Si puede o no puede no lo se y es otro asunto (y parece ser que 'antes' si se podía...) pero yo lo que veo es que sencillamente no se hace, esa es la realidad.

Antes solía ir a una parroquia hasta que llegó un cura que yo diría que está recién salido del seminario. Dos o tres veces me permitió comulgar de rodillas hasta que me dijo la última vez ya arrodillado que me debía de poner en pie aunque por esa vez lo pasó y no me obligó.

Consecuencia: que procuro no ir a esa Iglesia porque a las horas que puedo normalmente la misa la da el cura joven. Y si no tengo mas remedio nunca comulgo, porque yo ante mi Señor me arrodillo y nadie me va a obligar a permanecer de pié ante mi Señor. ¿Como voy a permanecer de pie ante mi Señor? ¡Jamás! Además me paso la misa incómodo y sufriendo mas de lo habitual (al novus ordo acudo a sufrir junto a nuestro Señor y a recibir Su Cuerpo, al vetus ordo acudo a recibir el Sacramento y a gozar de todas las gracias de la Santa Misa de siempre) y encima sabiendo que ese cura me va a decir y obligar que no me arrodille para recibir a mi Señor.

Otra consecuencia lógica: como tengo menos facilidades voy menos a misa y recibo menos el Sacramento.

Y como por estos lares la adoración digamos que no se hace mucho en mi caso no tengo mas remedio que ir a esa parroquia y como la Misa posterior la da el mismo cura joven lo que haré hoy como cuando he podido será ir a la adoración pero no me quedaré a Misa.

Así están las cosas. Lástima de reclinatorios, donde los habrán escondido. Y sabrán los jóvenes lo que es eso.

Miles Dei dijo...

Coronel en esos casos de coacción hay que denunciar directamente a Roma. Están muy sensibilizados con ese tema de la coacción al comulgar y parece que da buenos y relativamente rápidos resultados.

Pioquinto dijo...

Que cruz tan pesada de cargar, Antonius. El Señor te recompensará.Cuando yo iba a la misa novusordo, no me pasaba por la cabeza estar haciendo nada malo con recibir en la mano. Lo único es que nunca quise recibir comunión de laicos o diáconos. Cuando ví que las ministras de la Eucaristía iban no muy modestamente vestidas y comencé a tener dudas. Despúes comenzaron con las misas de niños, la música estridente y comencé a sentirme muy incómodo. Al final ya no pude soportarlo y dejé de asistir a misa por un tiempo. Pero muchos de estos obispos cato-liberales son los directos responsables ante Dios. Saludos.